El poner las ideas en papel anima a los demás a interpretar su trabajo, hacer preguntas y desencadenar soluciones más creativas, dicen Scott Witthoft y Scott Doorley de la d.School de la Universidad de Stanford.