La naturaleza utiliza todo. En lugar de maximizar, utilizando más suministros o recursos, la naturaleza optimiza los recursos. Según Anica Landreneau de HOK, este principio disminuye el desperdicio y los costos, y es aplicable a casi cualquier práctica comercial o personal.