De acuerdo con Scott Witthoft y Scott Doorley de la d.School de la Universidad de Stanford, pequeñas adecuaciones en el espacio, como cambiar de asiento o tocar música antes de una reunión, puede crear un efecto positivo en cascada en el comportamiento.