Scott Witthoft y Scott Doorley de la d.School de la Universidad de Stanford cuentan la historia de William H. Whyte, cuyo trabajo fundamental en el estudio del comportamiento humano en los espacios urbanos lo llevó a concluir lo aparentemente obvio, la gente se sienta donde hay espacio para sentarse.