El ambiente en que se trabaja tiene un profundo impacto en su comportamiento y en el comportamiento de quienes le rodean, de acuerdo con Scott Witthoft y Scott Doorley de la d.School de la Universidad de Stanford.