Una de las características más poderosas de cualquier producto es su color, por su capacidad de inspirar emociones. Así sea el negro, para un aspecto clásico y sofisticado, o el rojo para demostrar sensualidad y velocidad, el color conecta y comunica.

Pero no es estático. Los gustos y las interpretaciones de los consumidores respecto de los colores cambian continuamente. Las tendencias de los colores generalmente comienzan en las pasarelas de moda y, a partir de allí, comienzan su camino hacia la cultura y la economía, desde la decoración del hogar hasta los automóviles. ¿Cuántas veces hemos oído la frase “el nuevo negro” para anunciar lo que los expertos anticipan como el próximo color clásico atemporal?

La Concept Gallery (Galería Concepto) recientemente celebró el color con una exhibición llamada “Color Jam” (Sobrecarga de color), donde se exhibieron los nuevos colores brillantes y se brindó información acerca de lo último en tecnología del color. Fue un recordatorio del poder que tienen los colores y de su rol central en la innovación.