El pensamiento innovador inicia con una hoja en blanco, de acuerdo con Sami Hayek, diseñador y director de Sami Hayek Studio. La mejor manera de innovar es borrar todo lo que se sabe y empezar con la intención.