De acuerdo con Scott Witthoft y Scott Doorley de la d.School de la Universidad de Stanford, la adición de superficies verticales de trabajo de borrado en seco anima a los empleados a “trabajar en voz alta,” colaborar y compartir ideas.